Skip to content

14 julio, 2010

Photo by Ariadna Relea (25 semanas gestación)

Quisiera plasmar en la escritura parte de estas sensaciones desconocidas y que se van revelando de a poco. Aunque por momentos aparecen sin avisar todas juntas, agitadas, sin apenas un orden. Quizá sea éste el camino hacia la maternidad, todo un proceso tumultuoso pincelado por preguntas sin respuestas. Emociones que sin quererlo rozan el abismo, contradicciones, temores y alegrías que no se pueden contener en mi cuerpo y salen desbordadas de él.

Nunca dejes de viajar

18 agosto, 2015

Para l@s incansables viajer@s de la vida… Con una mochila habitada de nuestr@s hij@s y familias, seguimos buscando nuevos desafíos… el movimiento no se detiene e impregnamos a nuestr@s hij@s de vitalidad, sonrisas e ímpetu para curioserar más allá de nuestro entorno…. abrir la mente y viajar!!

¡Es complejo hacerlo en familia pero no imposible! simplemente no hay que dejar de perseguir sueños y salir de nuestra comodidad… intentar formar un vida fuera del “círculo” en el eterno camino hacia aquello que se presenta como inalcanzable… paso a paso, logramos saborear nuestros desafíos, ¡los sueños siguen ahí y nos alimentan!

Maternidad y descalabro profesional

18 agosto, 2015

Maternidad y descalabro profesional

por Inmanulada Gilaberte

Soy madre trabajadora, y en estos tiempos de igualdad me duele darme cuenta de que la maternidad produce un descarrilamiento en la vida profesional de la mayoría de las mujeres con respecto a nuestros colegas masculinos. Ante este escollo con él que tropezamos, esta sociedad cierra los ojos para no ver como vamos cayendo irremediablemente en él al convertirnos en madres. Nosotras tenemos dos opciones, lamentarnos y sentirnos víctimas de nuestra suerte o demostrar a esta sociedad tan miope todos los beneficios que la maternidad nos aporta.

Hasta ahora hemos intentado amurallar sin mucho éxito este abismo en él que nos hundíamos al tener hijos. Muchas hemos retrasado nuestra opción de ser madres hasta el mismo límite de nuestra fertilidad, hemos coartado nuestro deseo maternal para reducir al mínimo el número de hijos. No sólo eso, también hemos intentado salvar este tropiezo a través de la conciliación, todavía deficiente, de una implicación paternal sin precedentes, pero insuficiente, y con una rebaja notoria en nuestras aspiraciones profesionales.

A pesar de todos estos remiendos, el descalabro de nuestra vida profesional sigue resintiéndose cuando nos convertimos en madres. En este momento, en él que me encuentro haciendo equilibrios entre la vorágine maternal y mi profesión yo me pregunto: ¿por qué no aceptar la existencia de esa brecha maternal y trabajar para hacer de ella un trampolín en nuestra vida?

Leer más…

Otra Argentina

22 enero, 2015

Vivir un mes en una cabaña en plena selva paranaense puede ser (y es) una experiencia idílica. La provincia Misiones es el lugar de la tierra colorada que adquiere el color rojo debido a la presencia de óxido de hierro y otros minerales. La mirada se nutre de verde y de tierra colorada. La interacción con la naturaleza es inmensa y, al mismo tiempo, oxigena el alma. Sin embargo, la escasez de infraestructura y la peculiaridad de un clima subtropical también forman parte de la postal. Las lluvias en el rincón de la tierra colorada son torrenciales. Justamente en el lugar donde estamos, San Pedro, cuando llueve se corta la luz, cuando no llueve también (aunque menos tiempo). Este año las lluvias han cargado con más intensidad. Las transformaciones climatológicas se están produciendo en todo el planeta.IMG_2276

Esta zona es turística, pero no en exceso, fruto de su naturaleza y de las Cataratas de Iguazú en la frontera con Brasil. Los amantes de la naturaleza se sienten realmente muy atraídos por estos lugares ya que todavía hay zonas muy poco explotadas. La presencia de familias muy humildes que habita los ranchitos (barracas) a pie de carretera también forma parte de la postal. Cuando llueve, esta gente nada entre las aguas. A todo esto se suma la escasa planificación familiar y falta de educación sexual, sin soslayar los profesionales que ya están trabajando en estos temas, pero aún falta mucho trabajo por hacer. Mujeres solas con varios hijos, adolescentes embarazadas, venta de niños/as. Este tema da para varios escritos.

Argentina no es sólo Buenos Aires, Gardel y el tango. Hay muchos escenarios en ella y éste es uno de ellos. Si bien Misiones tiene esta doble cara y varias realidades se entremezclan con sus profundos claroscuros, la convivencia con la naturaleza es excepcional en este lugar del mundo.

El viaje me inspira para escribir, como lo hizo años atrás, y esta dosis latinoamericana me zarandea, me hace reflexionar de manera intensa. Hacía tiempo que no me impregnaba de esta realidad, cuya agitación me impulsa aún más a fortalecer mi pensamiento y mis valores.

IMG_2293

Finalizaré esta entrega con una anécdota muy curiosa e impactante que, obviamente, también da para reflexionar acerca de las contradicciones de este mundo. Pasamos un día en una de las comunidades de indígenas guaraníes (Peruti), disfrutando de un asado y de la compañía de los amigos de Hugo. El hábitat de los guaraníes es el monte, viven de él, y su cosmología está en harmonía con la naturaleza. El silencio impregna las comunidades y la pobreza también, ya que son de los que más sufren la desforestación del monte y la desnutrición infantil. Durante el encuentro con la familia guaraní que fuimos a visitar, mientras las hijas le decían a Alma: “Yrupe, Yrupe”, entre risas, (es su segundo nombre y les hacía gracia conocer a una extranjera con un nombre guaraní) en un momento uno de los hijos invitó a Martí a entrar en una habitación de la casa donde había una play station y cuál fue mi sorpresa cuando le puso “bola de drac”, dibujos prohibidos en nuestra casa. En una aldea perdida en la selva paranaense, “bola de drac” sí llega. Da para reflexionar, ¿no?

Siguiendo nuestro rumbo transoceánico

22 diciembre, 2014

La última vez que estuve en el aeropuerto de Guarulhos (Sao Paulo) fue hace siete años. El 31 de diciembre de 2007, un día especial, acompañada de una persona especial. Nos disponíamos a iniciar un periplo fascinante por tierras brasileñas. Nuestra primera parada fue Sao Paulo y del aeropuerto de Guarulhos tomamos el avión a las 23:50h, dispuestos a experimentar un fin de año inusual a bordo de un avión. Aterrizamos unas horas más tarde en Manaus, la capital de la selva amazónica. Este viaje por Brasil cerraría un ciclo de mi vida en el cual me desarrollé plenamente en mi esfera personal y profesional. La experiencia de vivir, trabajar y viajar por América Latina me regaló un profundo aprendizaje, a todos los niveles, que penetró en mi sensibilidad más oculta.

Ahora estaba de nuevo en el aeropuerto de Guarulhos pero esta vez con Martí y Alma. Quien iba a decir que aquella persona con quien pasé un fin de año sobrevolando Brasil se convertiría en el padre de mi hijo y de mi hija. De aquel viaje mochilero por Brasil, con el tiempo, surgió una familia transoceánica.

IMG_2540A lo largo del tiempo mis mochilas de viaje se han ido transformando. Ahora mis hijos ya forman parte de mi equipaje. Viajar sola sofisticó mi pensamiento, trastocó mi sensibilidad hacia el mundo, para siempre. Crecí como persona gracias a otras personas. Viajar en familia me empodera, zarandea, de nuevo, mis sensaciones. Unas sensaciones que brotan como pulsaciones y envuelven a Alma y Martí. Hace diez años empezó mi aventura latinoamericana en Córdoba (Argentina). Ahora, esta idiosincrasia transoceánica ya integra mi vida y la familia que estamos creando.

Volamos hacia el encuentro de las raíces paternas. Este viaje forma parte de nuestro rumbo y de nuestra mirada hacia el mundo. Seguimos aprendiendo a vivir. Seguimos aprendiendo a mirar diferente. Seguimos descubriendo…
Allí estábamos en el aeropuerto de Guarulhos, haciendo escala, esperando el vuelo para ir a la frontera argentino-brasileña, donde nos esperaba Hugo.

Llegamos a San Pedro, capital de la Araucaria, en plena selva paranaense. A nuestra cabaña, nuestro hogar por un mes. San Pedro, un lugar recóndito, donde invoco experiencias de un pasado vivido en Misiones. La expresión de la naturaleza se mezcla con situaciones insólitas en una atmosfera sosegada y absolutamente subtropical.

Escritura y viajes, mis dos grandes pasiones, se manifiestan, de nuevo, fusionadas.

Bienvenida al mundo, Alma Yrupe

11 octubre, 2014
Alma

Photo by Karairendyva

Pasaron lunas llenas y noches de tormenta. Alma, cobijada en mi interior, no tenía prisa por conocer su nuevo mundo. Dormía y dormía las últimas semanas. Sus movimientos cada vez se manifestaban más leves.

La simpleza y la intimidad caracterizaron este segundo parto. Mis propias manos albergaron ese cuerpito tan frágil en el momento de su llegada al mundo. Y fue en ese preciso instante cuando las lágrimas de felicidad que perfumaban mi cuerpo, afloraron con más intensidad.

Alma Yrupe nació a las puertas del otoño catalán y de la primavera argentina. 26 de septiembre de 2014 a las 17:05h en Barcelona. Un septiembre caluroso que le dio la bienvenida al mundo.

Photo by Marta Recasens

Photo by Marta Recasens

Nació en la semana 40+6, Fue un parto fugaz y, al mismo tiempo, sosegado, por contradictorio que parezca. Fuimos al Hospital la Maternidad de Barcelona para el control de la visita de la semana 41 y nos quedamos ingresados. Una gran dilatación sin contracciones auguraba parto. Fue entonces inducido.

Siempre pensé que un parto era una experiencia única y exclusiva

Photo by Marta Recasens

Photo by Marta Recasens

. Ahora he vuelto a repetir y puedo decir que cada parto es inolvidable y, también exclusivo. Con Martí guardo en mi memoria la vivencia de un “gran parto peliculero”, largo y apoteósico, precioso e impactante. Martí surgió con los ojos bien despiertos, inquieto y en constante movimiento. Cuatro años más tarde, el parto de Alma me regala una experiencia plácida, exquisita, en un en torno más íntimo, delicado. Su cuerpo afloró tranquilo, suave, impregnado de serenidad.
Dos vivencias igual de profundas. Absolutamente intensas.

Photo by Marta Recasens

Photo by Marta Recasens

Alma se merece su nombre

22 agosto, 2014

Mi segundo embarazo se ha visto acentuado por la distancia transoceánica entre Hugo y yo. Además, ha estado envuelto y protagonizado por un cúmulo de emociones intensas, de experiencias inesperadas, que nos ha presentado el destino. Experiencias que me han hecho repensar la vida desde otra perspectiva.

Photo by Laia Cirera (36 semanas gestación de Alma)

Photo by Laia Cirera (36 semanas gestación de Alma)

Alrededor de mis 6/7 meses de embarazo vivimos un episodio muy grave de salud de Hugo que, por suerte, no tuvo mayores consecuencias. Días incansables y tumultuosos. Alma, se merece su nombre. Sí, se lo merece, después de todas estas emociones desplegadas a borbotones. Emociones vividas, en el interior de mi cuerpo, que también la marcaron antes de llegar a nuestro mundo.

Danza de vientre

25 junio, 2014
_DSC0051_1

Photo by Mireia Pous (26 semanas gestación de Alma)

Tod@s tenemos alguna cosa que nos hace sentir bien, satisfechos, esa afición o afinidad, que nos regala dosis de entusiasmo, energía que nos adentra en la agitación, se nos eriza la piel y la exaltación se desplaza por las venas. A parte de la escritura y los viajes, una gran pasión que forma parte de mi vida es la danza del vientre, la cual llevo años practicando.

En el embarazo anterior me vi obligada a dejar de bailar danza oriental, por recomendación de los médicos, ya que tengo un mioma que me produjo muchos problemas que ahora, por suerte, no han surgido.

Photo by Mireia Pous (26 semanas gestación de Alma)

Photo by Mireia Pous (26 semanas gestación de Alma)

Sin embargo, en este segundo embarazo he podido continuar bailando hasta el punto de conseguir actuar públicamente. ¡Todo un reto!, teniendo en cuenta el peso de mi barriga y el cansancio cada vez más predominante.

Con 26 semanas actué, junto con mis compañeras y de la mano de Devorah Korek quien me animó mucho durante todo los ensayos.

Para mí la danza del vientre va más allá de una actuación, me permite conectarme con todas las partes de mi cuerpo. Alma, mente, cuerpo. Sensaciones hiladas. Bienestar corporal, mental, anímico.

Un esfuerzo durante todo el año que, finalmente, valió la pena.

Es deslumbrante esa sensación de bailar siendo dos mujeres en un mismo cuerpo. Ha sido una experiencia fascinante. Seductora con mi propia alma y con Alma aquí dentro,