Skip to content

De cómo una embarazada puede seguir su vida social en el espacio público 

15 julio, 2010

Recuerdo que cuando sólo tenía dos meses de embarazo conocí a una chica que había sido madre ocho meses atrás, y me dijo que cuando ella estaba embarazada prefería no salir (entiéndase cenas o encuentros nocturnos) porque lo pasaba mal, entre que no podía beber alcohol y los locales están plagados de humo. A mí me está pasando exactamente lo mismo, a veces realmente prefiero no salir. La mayoría de locales, restaurantes y bares, están plagados de humo, un ambiente excesivamente tóxico que se mezcla con el olor a comidas (y en el peor de los casos a fritos).

En algunas ocasiones me encontré recorriendo varios locales, bares o cafeterías, en búsqueda de ¡un simple té sin humo! y esto lo escribe una persona que fumó durante ¡15 años! La percepción cambia de manera abismal de una persona fumadora a una que no lo es. A todo esto se suma que no sólo está en juego mi salud, sino la de la personita que llevo dentro y es en estos precisos momentos, en estas anécdotas que podrían pasar desapercibidas, en la sensación de sentir que para los otros quizá sigo siendo invisible, que percibo la dimensión de lo que es un embarazo, una vida que está en camino.

Entonces, de repente, me sobresalto cuando compruebo que sí, realmente soy yo la que está alimentando a este feto en crecimiento, que depende de mí, ¡únicamente de mí!!

Volviendo al tema en cuestión y para zanjarlo de una vez, sólo decir que los lugares con humo son un problema grave para embarazadas, sería un buen punto a considerar en la reforma de la ley antitabaco, para que todas y todos, fumadores y no fumadores, embarazadas y otras personas con enfermedades que no toleran el humo, podamos tener una vida social sin humo y disfrutar de una simple velada.

No me puedo olvidar de la bebida, otro de los aspectos que contribuyen a alimentar mis pocas ganas de ser sociable, ¡no puedo beber ni un vinito! Bueno, sí que podría saborear e incluso beber algo de vez en cuando, pero soy una persona a quien le encanta disfrutar de un buen vino tinto acompañando de una buena cena y, obvio, con excelente compañía. Además, ahora mismo que estamos en el mes de abril, estoy pensando en las terracitas que en breve se acumularán de personas, con el sol y el calor y donde siempre me encantó tomar unas cervecitas fresquitas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: