Skip to content

“Vivir en paz” el embarazo

30 julio, 2010

 

Photo by Karairendyva (38 semanas gestación de Martí)

 

El curso natural de la vida a veces tiende a ser vestido por el artificio de las sociedades occidentales y capitalistas. Un excesivo consumismo y sobreprotección hacia los bebés provocan que, a menudo, el embarazo -y la maternidad- haya sido estructurado y encajonado dentro de unos rígidos parámetros que impiden tanto el desarrollo del instinto como de la espontaneidad.

Es como el parto natural en casa, a pesar de que yo no he podido optar por esta decisión,  me parece muy legítima y acertada (es lo que siempre se hizo, ¿no?), siempre con la posibilidad de que en el caso que surja alguna complicación se pueda estar hospitalizada. Si no hay problemas, ¿por qué no?. En este sentido, nos sorprenderíamos ver que hay tantas otras sociedades y comunidades donde el parto se toma con absoluta naturalidad, con una profunda conexión de la madre con el bebé y con la tierra.

En general, una mujer embarazada –siempre que no tenga alguna complicación o patología- puede llevar una vida más o menos normal. Es importante poner especial atención en varios aspectos como es la alimentación, el esfuerzo físico y la calma mental.

 

Photo by Salva Borrego (37 semanas gestación de Martí)

 

No obstante, a veces hay una excesiva ansiedad a nuestro alrededor, que si tienes que comer por dos, que si te tienes que preparar la bolsa de la clínica desde mucho antes, que si tienes que comprar el cochecito, la ropa, etc. desde mucho antes también, todo esto realmente puede llegar a generar mucha presión en una embarazada cuando lo más normal sería tomarse las cosas tal como vienen, con naturalidad, sin tener que pensar de forma desmedida en las 4000 cosas que “hay que hacer”.

El consumismo, la desesperación y la sobreprotección hacia los bebés son aspectos característicos y apabullantes en esta sociedad y creo que es importante intentar apartarse de todo este tinglado perturbador para poder “vivir en paz” el embarazo, para deleitarse una misma con su bebé que va creciendo en el cuerpo, para fortalecer ese vínculo entre madre e hijo, sin presiones exteriores ni advertencias abrumadoras.

Y… ¿después del parto? Es una puerta misteriosa que está por abrirse, a pocos días de dar a luz…diversos interrogantes aparecen todos en ebullición, involuntariamente.

 

Photo by Karairendyva  (38 semanas gestación de Martí)

 

Ya me falta poco, muy poco… y las madres ya me empiezan a asustar. Ya os contaré cuando me toque a mí pero, por favor, madres: no den consejos gratuitos ni exageren sus experiencias, ¿será que yo tampoco podré con todo? ¿será que también caeré en una depresión, exasperación?

Os lo cuento en unas semanas.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: