Skip to content

Os presento a Martí Gael

14 agosto, 2010

Martí Gael Arce Cirera nació el 7 de agosto de 2010 a las 23:02 en Barcelona.

Dicen de la espera que es dulce… pero el cansancio, la ansiedad de las últimas horas se mezcla con la emoción de conocer al esperado bebé. Imagino y mariposeo por su rostro, su mirada, su expresión, sus movimientos, su cuerpito desprendido de la posición fetal… ya estoy en la cuenta atrás. Poco a poco se va acercando el momento tan anhelado.

2 horas

Martí Gael nació en la semana 40+5, cinco días más tarde de la fecha esperada. Se tomó su tiempo, nació cuando él decidió nacer, sin prisas y a su ritmo. Paciencia, así es como fue el parto. A las 4.00 h de la madrugada del 7 de agosto rompí aguas, a las 5.00 h llegamos al Hospital la Maternidad de Barcelona. La bolsa rota pero sin contracciones. Controles, latido fetal, escasas contracciones.

Si en 12 horas no me ponía de parto, me lo tendrían que inducir por el riesgo de infección a causa de la rotura de bolsa temprana. Así fue. A las 16.00 h el parto fue inducido. Durante las 7 horas siguientes mi cuerpo y alma experimentan un gran cúmulo de sensaciones, los dolores profundos e intensos de las contracciones fusionados con el continuo latido de mi bebé que me confirmaba que estaba todo bien.

4 días

La mano de mi compañero que me ofrecía su apoyo constante, su participación a lo largo de todo el proceso del parto que me entregaba su calor humano, a mí y al bebé, tan anhelado en los hospitales. Una intensa e inolvidable experiencia compartida. El alivio casi definitivo del dolor y la dilatación agigantada. El largo proceso de expulsión y el esfuerzo por empujar y empujar hasta más allá de mis  propias fuerzas. Hasta los últimos suspiros, las últimas gotas de mi respiración…

5 días

Finalmente, después de varios intentos fallidos, a las 23.02 h ví por primera vez la carita de mi bebé, de Martí, y pude sentir el contacto piel a piel. Su cuerpito caliente abrazado por mi pecho y mis lágrimas que caían sobre el suyo me hizo entrar en un estado realmente sublime, cautivador. Quisiera retener eternamente en mi memoria ese instante. Se quedan en el aire mis palabras cuando intento relatar ese estado ya que no  alcanzan a describir ese momento mágico en que abrazo por primera vez a mi hijo, a esa personita diminuta cobijado en mi cuerpo durante 9 meses.

Anuncios
2 comentarios leave one →
  1. Laia permalink
    30 agosto, 2010 12:15 pm

    Bienvenido Martí….
    Que emoción…
    Petons

  2. 18 agosto, 2010 9:27 am

    Mireia, la gente me mira porque mis ojos estan húmedos de emoción. Que bien! que ganas tengo de verlo, de verte. Gracias por tu blog por dejarnos tus sensaciones y por tu generosidad.
    petons, besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: