Skip to content

22 octubre, 2010

“Convertirse en madre es un salto brusco hacia el camino de la propia feminidad. Casi sin darnos cuenta nos alineamos con la Tierra, con las ofrendas y las cosechas. Aunque muchísimas mujeres urbanas ya ni reconocemos las estaciones del año, no olemos el polen de las flores ni tenemos posibilidad de tocar el rocío, la naturaleza viviente de nuestros hijos nos recuerda que somos la Tierra, somos el alimentos y somos los ciclos vitales. Por eso vivenciamos la posibilidad de ofrecer el alimento como una tarea femenina por excelencia, no sólo el alimento material sino también el alimento espiritual”. Laura Gutman

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: